Divertirse más en los clubs liberales, ¿es posible?

locales intercambio de parejas

Divertirse más en los clubs liberales, ¿es posible?

Ambiente liberal, Locales liberales y Clubs de intercambio de pareja España   |   No comment

Si hay algo que sorprende en la gran mayoría de los clubs de este país es el ambiente que se crea: serio, oscuro, soporífero y, por qué no decirlo, aburrido. Me pregunto, ¿por qué? ¿Por qué precisamente en el sexo, que podría prestarse más al desenfado, al color, a la diversión…? Y lo que más me preocupa es que este hecho dificulta notablemente el contacto, la interacción con los demás. Somos un país con fama de alegres, festivos, divertidos, de fácil acceso social e incluso frívolos en contraste con los países nórdicos que tienen fama de serios, fríos, poco cercanos, difíciles y nada festivos.

 

Tengo un amigo que tiene la teoría, nada descabellada por cierto, de que los nórdicos están tan serios todo el día que cuando llegan a un club de ambiente liberal se transforman, se divierten, se abren a los demás, practican sexo sin remilgos y, al día siguiente vuelven a su estado original de seriedad y displicencia. Mientras que los latinos somos tan abiertos durante el día, reímos en el trabajo y hacemos amigos que, cuando llegamos al club, nos volvemos distantes. El sexo parece vivido como algo trascendente, se hace difícil acercarse a alguien, no comentamos nada y, en definitiva, no estamos de fiesta ni mucho menos nos divertimos, con lo cual, tampoco follamos mucho.

 

Antiguamente los clubs tenían una persona que hacía de relaciones públicas, presentaba a la gente que quería contactar, te aconsejaba y te informaba sobre las personas que te interesaban… Pero ahora, cuando cayó en desuso aquella figura, no hay una alternativa y nos pasamos horas y horas en un club sin contactar con nadie, sin hablar con nadie e, incluso, con miedo a dar falsas pistas a cualquiera.

 

No sé hasta qué punto todo influye, como un entorno con excesiva oscuridad, música adormecedora, sofás en los que te sientas a quilómetros de distancia de otra pareja y, como vayas un poco cansado/a, acabas durmiéndote… Pero lo que está claro es que los locales tendrían que idear algo para facilitar el contacto. Tal vez un espacio en el que, de manera explícita, se llamara “Espacio de comunicación” o “Sala de contactos” no sé, algo muy claro para todos aquellos que nos aburrimos tanto en la calma y la oscuridad de los sofás y que no necesariamente signifique un contacto sexual sino simplemente “contactar”, “comunicar”… como antesala al posible contacto sexual al cual, si no se llega, no pasa nada.

 

Creo que un espacio así nos proporcionaría la posibilidad de ver si nos interesa alguien sexualmente pero también la posibilidad de distraernos, divertirnos, reírnos aunque no haya este interés por el contacto físico.

 

¿Sería complicado un espacio así? ¿Qué podemos proponer? Lo cierto es que un cambio de este tipo haría las veladas en un club liberal más apetecibles y nos sorprenderíamos también del resultado sexual que nos daría este lugar.

No Comments

Tu comentario