¿El mundo liberal es obsoleto?

Patrick_MG_6614

¿El mundo liberal es obsoleto?

Contacto Swinger España e intercambio de parejas   |   No comment

La libertad sexual que, hace años, podía parecer imposible en este país, ha hecho una gran evolución con la libertad puesta en marcha por varios colectivos LGBTI y con la libertad sexual de las mujeres que ha dado como consecuencia lógica la libertad de todos y todas.

 

En cuanto a la libertad y liberalismo de la pareja, el punto de partida era la importancia que tenía la virginidad de la mujer cuando llegaba al matrimonio que, en la mayoría de los casos, se iba a alargar toda su vida. Como resultado, esta mujer iba a conocer sexualmente sólo a un hombre, su marido. En el caso de los hombres podía ser parecido pero para “aliviar la frustración” existían las infidelidades, primero vividas con culpabilidad y después vividas como un derecho aceptado socialmente. Cuando los aires de libertad sexual llegan a hacerse presentes en las parejas tiene un impacto muy positivo: se acabó con la monotonía y “los cuernos”, empezó el descubrimiento de la propia sexualidad para muchas mujeres, se alimentó la complicidad en la pareja, el sentirse especiales, diferentes, clandestinos por estar fuera de las leyes sociales y de la moral…

 

Con el tiempo el mundo liberal se ha popularizado hasta el punto que, en la actualidad, todos saben que existe, saben qué es, lo han visto en algún reportaje, conocen a alguien que lo practica y, de acuerdo o no con el tema, se siente un cierto respeto hacia él.

 

Pero los que ahora son jóvenes y no han tenido que luchar en esta revolución disfrutan de un panorama de libertad heredada y aceptada por la familia. El “ he cambiado de novio”, “ mi novio viene a dormir a casa”, … ya es algo normalizado hoy en día.

Pero, ¿cómo se plantea la relación de pareja? ¿Les interesa el tema liberal o no lo necesitan?

 

A diferencia de hace unos años, actualmente una chica joven tiene relaciones sexuales y con hombres diferentes. También ha podido, si ha querido, probar la homosexualidad y definirse como heterosexual, bisexual o lesbiana sin ningún problema. Nace un nuevo concepto que se llama “amor secuencial”, es decir, los hombres en la vida de una mujer van a durar una temporada, una noche, algunas noches… difícilmente años, pero todo secuencialmente. Cuando estos jóvenes se convierten en adultos, intentan vivir en pareja, tener hijos, etc. Por lo que vemos, actualmente la duración de las parejas jóvenes es de unos años y, después, se cambia de pareja, se tienen hijos con las nuevas parejas y se continua con el “amor secuencial”. Por tanto, en la vida de los hombres y mujeres de las nuevas generaciones han habido muchas experiencias sexuales vividas libremente y sin sentimiento de culpa donde la sociedad ha ido aceptando estos cambios dejando de lado, unos con gusto y otros a disgusto, el conservadurismo que teníamos.

 

Con esta evolución generacional me pregunto cuál es el papel del mundo liberal y si tiene cabida, o si se va a convertir en un mundo de “viejos”. En principio, la monotonía de la pareja se va a vivir igualmente o, cuando esta monotonía llega después de algunos años es cuando uno de los miembros de la pareja decide separarse. Pero al mismo tiempo creo que la curiosidad por el mundo liberal existe entre los jóvenes ya liberados de todo aquello que nos tuvimos que liberar las otras generaciones. El sexo con desconocidos, el sexo en grupo, las combinaciones de las diferentes tendencias sexuales en una sola sesión siguen atrayendo a los perfiles más inquietos.

 

Como es lógico, todo cambia, y nos podemos imaginar que tal vez, el mundo liberal como lo vivimos nosotros no va a servirles a ellos, teniendo en cuenta que se parte de otras circunstancias, de diferencia generacional, de tiempos cambiados… y no nos sirve el mismo traje.

 

En las webs de contactos siguen habiendo pocas mujeres solas y menos todavía jóvenes. Las mujeres liberadas no tienen problema para conseguir sexo fuera del ambiente y, ahora también, sin compromiso. Pero tal vez propuestas orgiásticas, BDSM y otras variantes al “chico-chica” sí que podrían tener atractivo. Y en cuanto a las parejas de jóvenes, el mundo liberal podría ofrecerles unos alicientes parecidos a los de las parejas de las generaciones anteriores. Al fin y al cabo, están también entre dos y puede resultar todavía más dura una relación cerrada y vivida como una pérdida ya que han conocido la libertad en solitario.

 

El mundo liberal, con sus diversas herramientas (clubs de intercambio de parejas, páginas web, grupos de whatsapp,…) puede ofrecer a las jóvenes parejas una apertura para su vida sexual. Pueden ser el punto de partida a la creatividad y a buscar nuevos horizontes. El problema reside en que las parejas de las generaciones anteriores aceptan las propuestas, muchas veces obsoletas, ofrecidas por estas herramientas. En cambio los jóvenes necesitan propuestas nuevas y adaptadas a su idiosincrasia, requieren unos escenarios atractivos e innovadores que libere, además de la sexualidad, la fantasía.

 

Lakmé

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.