La pareja liberal y el trío

La pareja liberal y el trio

2+1. La pareja liberal y el trío

Ambiente liberal, Contacto Swinger España e intercambio de parejas, Manual Swinger   |   No comment

Una de las prácticas más comunes dentro del mundo swinger consiste en añadir un tercer participante (masculino o femenino) en los juegos de la pareja liberal: el llamado trío o triolismo (sexo a tres).

 

¿Qué es un trío?

A muchos hombres o mujeres les excita y estimula ver a su pareja en situaciones de juego morboso con un tercer participante, sea del mismo sexo o del sexo opuesto.

 

El trío puede ser uno de los frutos de las fantasías de las parejas donde los actores principales son ellos mismos. Son tres los actores de un trío: El miembro que ofrece/comparte a su pareja –o el ofrecedor–, el que es ofrecido y, finalmente, el o la que no forma parte de la pareja o el tercer participante.

 

Surge, entonces, un proceso de estimulación producida por una mezcla de orgullo, celos, transgresión, altruismo, que llevará al ofrecedor/a hacia un clímax intenso.

 

También se puede cultivar esta práctica dentro de un contexto de relación dominación/sumisión donde el hecho de compartir o ofrecer a su pareja a un tercero es el resultado de un castigo o una recompensa.

 

La configuración del juego en trío puede, o bien incluir una participación activa de los tres, o bien relegar a un integrante de la pareja como mero espectador pasivo (voyerismo).

 

El tercer participante (hombre, mujer o transexual) toma claramente el papel de cómplice que está a la disposición de la pareja, ya que está considerado como un elemento complementario en la realización de esta fantasía.

 

¿Cómo elegir a un compañero/a para un trío?

Cualquier portal de contactos liberales ofrece la posibilidad de buscar por la orientación sexual. En Wyylde.com, basta con lanzar una búsqueda hacia los perfiles de hombre solo o mujer sola y seleccionar la orientación sexual (Hombre hetero, Hombre bi, Mujer hetero, Mujer bi, Trans / Trav), la edad deseada, el físico, la zona, etc., en función de vuestros gustos, deseos y necesidades. No os olvidéis de leer bien el perfil (incluida la descripción) para no perder tiempo inútilmente ni molestar a los demás.

 

En cuanto a los hombres, no todos entienden muy bien el papel de ser el tercero en los juegos de las parejas que buscan tríos. Es preferible descartar el típico “macho chulo” que piensa que la pareja recurre al trío porque el marido es un impotente sexual. Se trata, en general, de un perfil con mente estrecha y estéril, sin conocimiento del mundo swinger y, raramente, este tipo de personaje resulta eficiente. Es bastante fácil de identificarlos por el contenido de su perfil (fotos y descripción) o simplemente chateando con él. Es mejor escoger un perfil con varios testimonios y una descripción inteligente y honesta.

 

Es importante chatear e intercambiar mensajes con el posible participante para aclarar la naturaleza de la relación, exponer vuestros límites, criterios, gustos, establecer un guión, etc.

 

¿Cómo quedar?

Para el primer contacto se aconseja quedar en un sitio neutral: pub o bar liberal, club de intercambio, un restaurante… de esta forma se evitan sorpresas indeseables y se pueden descartar perfiles no afines.

 

Actitud

Si es la primera vez que, como pareja, hacéis un trío, es primordial transmitir una sensación de seguridad y estabilidad entre vosotros. Es indispensable tener el consentimiento absoluto de ambas partes de la pareja y elucidar cualquier duda para que no haya ningún malentendido en la conceptualización del juego.

 

Si tenéis claro lo que queréis realizar, se establecerá una situación de confianza y confort dentro de la pareja. Es importante explicar al tercer participante cuál será su cometido para que todo quede claro.

 

Pasamos al acto

Un sitio privado es ideal. Pero, si todavía no os sentís muy cómodos con la situación, se puede recurrir a un club liberal teniendo en cuenta que el encuentro no será del todo íntimo. Sea cual sea el sexo del participante, es importante que reúna las condiciones elementales de higiene (manos limpias y cuerpo aseado). En el mundo swinger los preservativos y el hecho de pasar a la ducha forma parte del protocolo, incluso un frasco de gel antiséptico para las manos es de lo más utiles  y además no ocupa mucho lugar.

 

Si eres (él o ella) un mero espectador del juego, puedes por ejemplo presentar a tu pareja con los ojos tapados, así solo tendrá que dejarse llevar por las caricias sin tener la necesidad de tomar la iniciativa.

 

Si eres (él o ella) un participante activo, puedes por ejemplo empezar con tu pareja e invitar al tercer participante cuando el momento te parezca más propicio (no dejes de observar a tu pareja para poder reaccionar y rectificar algo no apropiado en el juego).

 

Después de los preliminares (no hay limite de tiempo para vivir y sentir el morbo), descubriréis un sinfín de combinaciones y variaciones que os enriquecerán de forma lúdica y morbosa.

 

Conclusión

El hecho de sentirse el centro de atracción dentro de una situación erótica, superar y controlar los miedos provocados por los celos, vivir el morbo del momento hace que el trío sea, en definitiva, un regalo que la pareja se ofrece.

No Comments

Tu comentario