¿Las mujeres fingen orgasmos?

Orgasmo fingir

¿Las mujeres fingen orgasmos?

Ambiente liberal, Manual Swinger   |   No comment

La respuesta a esta pregunta es bastante simple y, al mismo tiempo, cuesta de aceptar tanto para los hombres como para las mujeres. Deberíamos admitir con total seguridad que las mujeres fingen orgasmos. Una vez contestada la pregunta de manera afirmativa se desencadenan otras cuestiones como por ejemplo: “¿por qué lo hacen?”

 

Antes de contestar a esta pregunta decir que hay mujeres que lo tienen como práctica habitual y otras como excepción pero del por qué lo hacen podríamos contestar de manera inmediata que es fácil fingir un orgasmo en el caso de la mujer ya que no hay una manifestación visiblemente física. La segunda razón, remontándonos a la historia social y sexual de las mujeres, es que partimos de la base de que no se le ha dado ninguna importancia al placer sexual de la mujer. Al hombre, le ha preocupado muy poco el orgasmo femenino e incluso para muchas mujeres era inexistente. Tanto es así que, la mayoría de nuestras antepasadas seguramente no tuvieron orgasmos y lo consideraron muy normal por ignorancia. El sexo era para reproducirse y complacer las ansias del marido. Por supuesto que la ausencia de educación sexual contribuía a esta realidad. A partir de que las mujeres han empezado a reivindicar su orgasmo es cuando nos aparecen ciertos estereotipos masculinos como el de algunos hombres que se ocupan de la mujer y se interesan por su placer y su orgasmo, otros lo tienen como una cuestión de hombría en el sentido de pretender ser lo suficientemente buenos en la cama y, por consiguiente, conseguir que una mujer se vuelva loca de placer en sus brazos y, otros, que no son pocos, siguen despreocupándose de qué es lo que le sucede a la mujer respecto al placer sexual.

 

Teniendo en cuenta que actualmente la mujer ya sabe lo que es un orgasmo y también cómo lo puede obtener, podríamos decir que, cuando lo finge, es por varias razones, por ejemplo por una cuestión de comodidad. Hay que reconocer que el cuerpo de la mujer no es fácil conocerlo así que, cuando la mujer se encuentra practicando sexo con alguien que no conoce o conoce poco y, a su vez, el hombre tampoco la conoce ni ha tenido tiempo de investigar lo que le da placer, es cuando resulta más probable que la mujer finja un orgasmo. Es una cuestión de confianza. Muchas veces puede ser hasta de cortesía, para que el compañero no se sienta mal, otras veces puede ser porque, viendo la dificultad para llegar al orgasmo, mejor dejarlo ya. Otra razón se da porque la mujer está pendiente de qué es lo que se espera de ella; es decir, se espera que sea muy ardiente en la cama, quiere pasar por la mujer que conquista a los hombres por ser muy sexual y muy caliente.

Tal vez la mujer nueva acabe con esta práctica y exija al hombre que aprenda y consiga su orgasmo también en la primera noche. Y no uno… sino varios!

 

La cuestión es que hoy por hoy es así. Es fácil fingir, no hay demostración física. Y, ¿quién sabe? la educación machista de la mujer ha estado enfocada a la perversidad de cómo tener al hombre contento aunque sea a través de la mentira basándose en la concepción de que el hombre es suficientemente tonto para creerse cualquier cosa, siempre y cuando no le rebajen la hombría. La idea de este perfil de mujer es que lo importante es conquistar al hombre y, por supuesto, y no nada fácil, ser capaz de mantenerlo.

 

Bienvenidas a las nuevas generaciones que lleguen a plantar cara al orgasmo, en el sentido de procurar conseguirlo sin vergüenza ni tabúes y, plantar cara también a la ausencia del orgasmo con sinceridad decidiendo por ellas mismas si quieren dejarlo para otro día o insistir ya que la cortesía hacia el hombre lleva a las mujeres a una posible cola de mentiras.

No Comments

Tu comentario