Ser un chico solo entre los swingers

shutterstock_105685655-Wyylde

Ser un chico solo entre los swingers

Ambiente liberal, Manual Swinger   |   No comment

Muchas veces las parejas swingers se quejan de ciertos comportamientos sociales de los chicos solos. Es posible que algunos de ellos omitan, voluntariamente o por falta de experiencia, ciertas reglas sociales muy ancladas en el ambiente swinger.

 

Naturalmente la higiene y el saber estar son dos pilares importantes cuando un chico se presenta como compañero de juego, pero la interpretación que a menudo hacen sobre el mundo swinger, causa malestar. Ciertos hábitos de conducta parece que son aún difíciles de asimilar. Hay detalles importantes que no pasan desapercibidos ni a las chicas solas ni a las parejas, como por ejemplo llevar una caja de preservativos, o algún condón suelto en el pantalón. Podría parecer algo inimaginable en el siglo XXI, sin embargo algunos hombres aún no tienen esta sana y social costumbre liberal. Y así sucede cuando en un club se tercia follar y se comprueba como hay ciertos chicos que no tienen un condón a mano. Esto, por supuesto, corta el rollo (en general el plan se cancela). Es inevitable, entonces, preguntarse: ¿qué hace el chico allí?, ¿sabe donde está?, ¿ha venido con conocimiento de causa o qué es lo que pasa?

 

Otro detalle sobre el saber estar sería el de dejar un poco de lado el propio morbo cuando se muestra de manera obtusa. Por un lado, si el chico solo propone su propio morbo y si está bien planteado como fruto de la observación de con quién está, entonces puede ser enriquecedor. Pero si la manera es obsesiva y sin consideración alguna a los demás, se consigue el efecto contrario causando incomodidad y cansando a la chica o pareja hasta el punto que el plan se cancele. Chicos, cuidado con las actitudes mandonas que pretenden dirigir, dominar la situación… No significa que se debe actuar como un sumiso pero sí que hay que pensar que las actitudes con poder de decisión las podréis tener sólo cuando encontréis una chica y os convirtáis en una pareja swinger.

 

Último detalle: observaros a vosotros mismos y reflexionad sobre si realmente este mundo swinger os gusta, si entendéis sus objetivos, y si sois lo suficientemente sensibles para comprender a la chica/pareja con la cual vais a compartir unos momentos de sexo y si estáis seguros de no confundirlo con sexo más asequible y más barato… porque al final todo esto se nota y vuestro espacio en el mundo liberal se irá reduciendo. No olvidéis que estaréis con gente que tiene experiencia, que se ha encontrado en diferentes situaciones y éstas son actitudes y comportamientos que se repiten y se vuelven muy reconocibles rápidamente.

 

Para finalizar, si os interesa el liberalismo sexual, si os apetece, si os sentís a gusto, vale la pena hacerlo bien, y si veis que no es vuestro sitio, buscad cuál es, ya que lo más agradable y satisfactorio es sentirse “como pez en el agua” , sentirse aceptado y poder compartir.

No Comments

Tu comentario