¿Acostumbramos a fingir orgasmos en nuestros juegos sexuales liberales?

¿Acostumbramos a fingir orgasmos en nuestros juegos sexuales liberales?

Contacto Swinger España e intercambio de parejas, Manual Swinger

 

 

En tiempos pasados sabemos que a causa de la poca educación sexual de hombres y mujeres, la falta de atención al placer de la mujer en esta sociedad patriarcal y de libertad sexual condicionada por la religión, muchas mujeres pasaron sus vidas sin haber tenido nunca un orgasmo. En muchos casos no hacía falta ni fingir ya que el hombre no lo estaba esperando, en cambio, en otros donde el hombre tenía conciencia de jugarse su hombría, la mujer podía estar fingiendo toda su vida sin que su marido llegara a sospechar nunca esta farsa. Las mujeres fingían por esa falta de preparación sexual antes del matrimonio y porque los hombres no conocían en absoluto lo que era un clítoris. Actualmente también fingimos. Y, además, fingimos en el ambiente liberal en vez de en la intimidad de la pareja. La novedad es que también lo hacen los hombres aunque tengan más difícil esta representación.

Pero… ¿por qué fingimos en los juegos liberales?

Descartemos la visión negativa de querer engañar ya que supone hacer un prejuicio de esta práctica. Mejor abrirse a otras posibilidades como por ejemplo que se finja para animar, para excitar a su partner dejuego sexual, incluso como detalle tranquilizador hacia él de que no significa que no nos gusta la persona o el acto.

 

He escuchado mujeres que tienen muy claro que el hombre tiene que correrse con ellas porque si no se sienten ofendidas y pueden empezar a decirles repetidas veces que se corran con la intención de animarlos y provocarlos o, en muchos casos, con el resultado de agobio que lleva al hombre a fingir para acabar con la situación incómoda.

 

También hay mujeres que, durante el coito, dicen que se les hace largo y desean que el hombre se corra de una vez, estando dispuestas a fingir su orgasmo para que se acabe, es decir, cuando oímos demasiados gritos e histrionismos ya podemos empezar a dudar de la veracidad del momento.

 

También he hablado con mujeres que parten de la base de que todos y todas nos tenemos que correr al final de la sesión y si hay que dedicarse más se dedican pero no consienten que alguien se vaya a casa sin el final feliz. En estos casos supongo que depende de la dedicación, la mujer consigue su objetivo o el orgasmo fingido.

 

Hay veces que, tanto mujeres como hombres, podemos sentir que nos va a costar mucho tiempo llegar al orgasmo y no queremos ser pesados con el otro y hacerle trabajar más de la cuenta o cansarlo demasiado. La cuestión es que no decimos que nos va a costar y que sería mejor dejarlo así sin insistir sino que nos ponemos a fingir porque queremos demostrar nuestra hombría o, en el otro caso, que somos mujeres ardientes y sexuales.

 

Tal vez creamos ambientes en los que se esperan cosas concretas de las personas que lo forman y nos atrapamos nosotros mismos en ciertas “obligaciones” que nos llevan a acudir a una cierta picaresca. Cierto que fingir un orgasmo como el fingir una excitación inexistente lo tiene más fácil la mujer que con cuatro gritos soluciona un tema y el otro. El hombre tiene difícil fingir una erección y el orgasmo, con la ayuda del preservativo que te lo sujetas y te vas a lavar más o menos puede colar. Tal vez sea una fórmula para crear un ambiente de bienestar que tampoco trasciende en la vida de nadie ya que, muy probablemente, no te verás nunca más o no volveréis a follar juntos. En cambio si fuera el caso de la pareja, ya es otra cuestión porque no hace falta fingir ya que hay confianza y tantas situaciones en las que cualquiera puede estar cansado o estresado y simplemente dice que no puede y que ya lo haremos mañana sin que esto suponga un trauma para nadie.

 

Otra lectura sería la de no necesitar el orgasmo en los juegos sexuales. De hecho hay parejas que se reservan el orgasmo entre ellos y disfrutan también de la excitación y el morbo sin correrse con nadie. Por tanto, cada cual puede ver qué hacer con el orgasmo, con la representación de éste y con la función que tiene para cada uno que, como siempre, será de lo más variada en cada caso.

 

Por tanto, ¿Es demostración? ¿Es generosidad? ¿Es compasión? ¿Es obligación de liberales?

 

Lakmée