LA MUJER SOLA EN EL MUNDO LIBERAL

La “Mujer Sola” en el mundo swinger

Contacto Swinger España e intercambio de parejas

La razón por la que escribo este post es para mostrar a los hombres de Wyylde, o de cualquiera de las webs de contacto liberal, mi opinión de cómo y por qué una mujer sola entra en una página de contactos con estas características. No quiero decir que yo sea representativa de todas las mujeres pero creo que soy como muchas de ellas.

 

En principio, os diría que la mujer que se inscribe en una página de contactos liberales es una mujer “normal”; es decir, no es ni es una ninfómana, ni una devora-hombres, ni una puta… Ya sabéis que la mujer, por razones sociales y culturales, si quiere sexo lo tiene más fácil que los hombres; basta con que vaya a una discoteca, se siente sola en un bar, asista a una fiesta social… En cambio, otra situación muy distinta sería cuando una mujer intenta buscar novio y, todavía más, cuando su meta es buscar marido. Por lo tanto, la mujer que se da de alta en una página de contactos liberales, lo hace porque busca un determinado perfil de hombre y situaciones que no encuentra fuera del mundo liberal. Este tipo de mujer busca sexo porque le gusta el sexo, busca operatividad en los encuentros y citas, quiere discreción y anonimato y, sobre todo, pone sus condiciones de morbo. En efecto, si se entretiene en explicar su morbo y condiciones en el anuncio de su perfil, es porque pretende que se acerquen los hombres que coincidan y comprendan este tipo de morbo. Hay que tener en cuenta que, en el mundo de fuera del liberalismo, el hombre impone sus condiciones de morbo y la operatividad de una mujer se traduce a frialdad. La mujer que no busca sentimientos, sino sólo placer en el sexo, se la considera promiscua.

 

Así que, yo creo que el hombre que contacta con una mujer liberal debe reflexionar un poco sobre quién es él, qué busca y por qué… y si entiende mínimamente a este arquetipo de mujer. El sexo liberal no es una prostitución barata ni gratuita, ni es la repetición de los esquemas a los que el hombre está acostumbrado y ha sido educado para ello. El sexo liberal implica un gran cambio de mentalidad por parte del hombre, un abrirse a otra manera de relacionarse con la mujer y estar dispuesto e interesado en comprender la versión femenina… que no es la oficial.

 

Así que, al hombre que conoce a una mujer liberal en una web de contactos y cree haber encontrado un partner sexual para que se adapte a su propio morbo o que le abra las puertas a poder follar con otras mujeres y realizar sus propias fantasías sexuales obviando la de la mujer, a este hombre le diría que primero se busque una pareja con quien poder moverse en el mundo liberal. El hombre que va a pasar, después de una cita, a whatssapear con la mujer a diario hablándole de sus propios morbos, debe pensar que, como él, hay un montón de hombres que están haciendo lo mismo y que la mujer debería dejar de vivir su vida (que la tiene) para pasar el día whatssapeando e intentando complacer al hombre. No olvidemos que para dedicarse a complacer al hombre pretendiendo así sentirse exitosa, ya tendríamos, si quisiéramos, un espacio más ajustado: el mundo de fuera del liberalismo. Así que, para llenar el vacío sexual que la sociedad ha preparado para nosotras, entramos en el mundo liberal para conocer hombres de mente abierta, que sepan actuar con entendimiento y sensibilidad hacia la mujer liberal, que sepan tratarlas como iguales y, sobre todo, que no repitan los cánones sociales de siempre.

Y para finalizar, recojo esta frase de otro post de este blog:

El sexo no es serio… El amor sí.

 

… para acabar añadiéndole algo:

El amor es una cosa seria. Pero el sexo, sin ser serio, se merece mucha atención…

 

Lakmée B.