"De poemas, cuerdas y otras cosas..." de Trasno100

“De poemas, cuerdas y otras cosas…” de Trasno100

  |   Ambiente liberal   |   No comment

Hace ya tiempo conocí a una chica en un chat. Hablamos unas cuantas veces, parecía que teníamos gustos en común, era agradable. Un día me dijo:

— Te doy mi skype y nos vemos, pero con una condición… me tienes que enseñar a atarme las tetas.

 

Seguro que cuando lea esto (ella fue la causante de que conociera Wyylde) se acordará y sonreirá, seguimos manteniendo tanto complicidad como amistad.

 

Y os preguntaréis ¿a qué viene esto? Pues esto viene a que me apetece hablar de mis gustos y de los gustos de mucha gente, creo…

 

BDSM… eso que está tan de moda desde que apareció mister Grey. Ahora que todo el mundo quiere jugar a ser amo, tener sumisas y hacer con ellas lo que les da la gana. Ahora que parece que todo el monte es orégano… BDSM

 

Bondage, shibari, spanking, squirting… palabras que hoy en día son más habituales pero que no todo el mundo conoce ni entiende. El mundo de la dominación/sumisión siempre me ha parecido un tanto teatral. Una parafernalia muy estudiada, unos decorados muy concretos, unos instrumentos más o menos sofisticados, pero todo muy teatral. La paciencia de estar dos horas atando a alguien, la exhibición de las sumisas, el uso de una cosa u otra… todo un tanto guionizado, en el fondo. Y todo por esa búsqueda del placer fuera de lo considerado normal…

 

Por eso a mí me gustaría hablar de lo que hay más allá de una caverna, un sótano, un decorado. ¿Qué pasa en el día a día de un amo y su sumisa? Ojo, que esto mismo sirve para el ama y su sumiso, simplemente lo estoy escribiendo desde mi posición, que no es la única.

 

La palabra clave es RESPETO. Se supone que la sumisa debe respetar al amo, pero es todavía más importante que el amo respete a su sumisa. Conocerla, saber cuales son los límites, qué será aquello que les produce placer a ambos, cada uno en su papel. Saber cuándo hay que obedecer, pero también saber que no hay que hacerlo siempre: el castigo es parte importante en esta relación, y si no hay desobediencia no habrá castigo.

 

Y volvamos al día a día. Dejemos los lugares lúgubres, los látigos de cuero y las cuerdas. Vayamos a la oficina, al mercado, al colegio a buscar los niños… pero vayamos como quiere el amo.

 

Algo tan sencillo como el salir de casa sin bragas porque tu amo te lo manda puede resultar una experiencia placentera para los dos: para el amo porque se siente poderoso, en su papel, y para la sumisa porque saber que con eso está haciendo feliz a su amo, lo cual le proporciona placer a ella también.

 

Ponerse las bolas para ir a trabajar, el plug para ir a hablar con el profesor del niño, las pinzas para ir al banco. Parar el coche en un área de servicio de la autopista, tocarse en el parking del hipermercado. Son muchas las cosas que un amo puede mandar a su sumisa sin necesidad de que haya contacto físico, pero no por ello deja de existir el placer. Ese placer que produce el sentirse dominador y el sentirse dominada, ese placer que produce el sentirse obedecido y el que produce obedecer…

 

Y esa relación, como cualquier otra relación de seducción, se acompaña de pequeñas muestras de que te acuerdas de él, de lo que le gusta, de lo feliz que te hace saber que estás haciendo algo que le gustará… eso también es placer.

 

En definitiva, y siempre en mi modesta opinión, a veces el placer no sólo consiste en obedecer o ser obedecido, sino que hay una conexión, un pensar en el otro más que en ti mismo, un cuidado mutuo, unos pequeños detalles que enriquecen la relación, un poema, una foto, una historia que te cuentan… eso también, aunque alguno no lo crea, es placer.

 

Trasno100

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.