Relato érotico de TRASNO100

relatos wyylde

Relato érotico de TRASNO100

  |   Relatos eróticos   |   No comment

Trasno100 nos ha enviado un minirelato donde la impaciencia deja paso a la excitación y acaba con…

 

 

Llegué al aeropuerto 45 minutos antes de la hora prevista para el aterrizaje. No podía esperar en casa, los nervios me comían por dentro. De pie, en la terminal, delante de la puerta de salida, miraba mi reloj cada dos minutos, pero el tiempo no pasaba. Y de repente, apareciste…

 

Traías una maleta pequeña, lo suficiente como para meter lo necesario para un fin de semana. No necesité pedírtelo, ya me conoces suficiente, así que te vi con tu vestido negro, por encima de las rodillas, mostrando tus piernas interminables enfundadas en unas medias también negras y subidas sobre unos zapatos de tacón. Si pudiera ver debajo, sabría que eran medias de blonda y que debajo del vestido se escondían un tanga y un sujetador negro.

 

Nos abrazamos, fuerte, intensamente, como si quisiéramos pegarnos el uno al otro hasta que se acabara el mundo. Sentir tu cuerpo contra el mío provocó la primera reacción en mi entrepierna. Te besé, despacio, saboreando tus labios, consciente de que estábamos rodeados de gente aunque para mí tú eras la única persona del mundo.

 

Te cogí de la mano y bajamos al parking sin dejar de mirarnos a los ojos, sin dejar de sonreír, y yo te besaba cada cuatro pasos. Tuvimos que andar un buen rato porque yo, conscientemente, había dejado el coche en la parte más alejada de la puerta, en la parte más escondida. Abrí la puerta para que tú entraras, dejé la maleta en el asiento de atrás y me senté a tu lado. El deseo estalló. A salvo de miradas indiscretas nos besamos como si fuera la última oportunidad para hacerlo. Mis labios rozaron los tuyos, tu boca entreabierta dejó escapar la punta de tu lengua y yo me lancé a por ella. Tu saliva se mezclaba con la mía mientras nuestras manos no sabían dónde posarse. Acaricie tu pelo, tus mejillas, tu cuello, mientras nuestras bocas se alimentaban la una de la otra. Tú metiste tu mano por dentro de mi camisa y empezaste a acariciar mi pecho, lo que me animó a hacer lo mismo. Mis manos sobre tus tetas me confirmaron lo que ya me imaginaba: estabas tan cachonda como yo. Tus pezones se habían puesto duros y, al contacto con mis manos por encima de tu vestido cada vez se marcaban más, así que los agarré con dos dedos y estiré, arrancándote un gemido de placer. Tu mano bajó de mi pecho a mi pantalón, consiguiendo que mi erección fuera visible, y empezaste a acariciar mi polla cada vez más dura, cada vez más deseosa de ti. Con dedos ágiles desabrochaste mi pantalón y metiste tu mano, comprobando lo que ya te imaginabas, que estaba dispuesta para ti, así que la sacaste y te inclinaste hacia mí, metiéndotela en la boca como si no volviera a haber más oportunidades de hacerlo. Tu lengua recorría mi glande, deteniéndose en el hoyuelo como esperando a que saliera algo, mientras tu mano subía y bajaba cadenciosamente, haciendo que mi polla se pusiera cada vez más dura. Te agarré por el pelo y te detuve, no quería acabar tan pronto, no quería acabar ahí, pero tus ojos me pedían más, así que metí mi mano por debajo de tu vestido para comprobar que ya estabas mojada, que ya estabas ansiosa por que mis dedos separaran tus labios y llegaran a tu clítoris. Lo acaricie con mi pulgar y tus caderas se arquearon al sentir la descarga de placer mientras que tu botoncito cada vez se ponía más duro, más mojado, más caliente. Introduje dos dedos sin avisarte y tu cuerpo se estremeció mientras tu soltabas un gemido y tus flujos se escurrían por tus muslos. No necesité mucho para que el orgasmo llegara mientras tú temblabas y yo ahogaba tus gritos con mis labios sobre los tuyos.

 

No era lo buscado, no era lo esperado, pero el deseo pudo más que nosotros. Nos compusimos, nos reímos a carcajadas sólo de pensar en lo que habíamos hecho y pusimos rumbo a mi casa, el fin de semana no había hecho más que empezar…

(Visited 869 times, 1 visits today)
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.